Calendario

<<   Febrero 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Top Politics Blogs Mi Ping en TotalPing.com BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
δωρεαν αγγελιες
Red Peruana contra la Pornografía Infantil

This website is worth

What is your website worth?
Politics Blogs
VANGUARDIA SINDICAL
eXTReMe Tracker
Directory of Jobs Blogs Button Creator for Free Web Blog Pinging Service Google PageRank Checker - Page Rank Calculator Blog Flux Suggest - Find and Search Blogs Blog Flux Theme Directory - Find and Search Blog Themes BlogsPeru.com BloGalaxia Peru Blogs  Bitacoras.com Fans on the page Enhanced with Snapshots
Broadcast Yourself LIVE
Online Reference
Dictionary, Encyclopedia & more
Word:
Look in: Dictionary & thesaurus
Medical Dictionary
Legal Dictionary
Financial Dictionary
Acronyms
Idioms
Encyclopedia
Wikipedia
Periodicals
Literature
by:
outils webmaster
contador gratis
Word of the Day

Article of the Day

This Day in History

Today's Birthday

In the News

Quote of the Day

Spelling Bee
difficulty level:
score: -
please wait...
 
spell the word:

Match Up
Match each word in the left column with its synonym on the right. When finished, click Answer to see the results. Good luck!

 

Hangman

EL ACOSO LABORAL

Por Boletin COMFIA - 8 de Febrero, 2008, 11:07, Categoría: General

El Acoso Laboral, es tan parecido o igual al Acoso Sexual, que sufren las trabajadoras, es casi invisible en nuestro país, porque siendo mujeres muchas mujeres no se solidarizan, al contrario, exhiben excusas de "ella es la culpable y provoco", temas como esto es importante y necesario que levanten los Sindicatos, no se puede quedar impune un hecho así, ni justificarlo, ni apañarlo, ni decir que es "algo personal" del trabajador o trabajadora. El de mejorar el "ambiente laboral" pasa por trabajar en paz y armonia con todos/as, las relaciones humanas no solo depende de la patronal, depende tambien del Sindicato.
Si queremos seguir en nuestro trabajo es necesario que no se trabaje bajo presión, aunque algunas personas alegan que las cosas le salen mejor, es el desgaste no solo mental, sino fisico y espiritual, el llamado "moblogin" que en Europa se esta desterrando de a pocos, no debe de permitirse en el Perú, no somos máquinas, antes somos seres humanos con derechos. Los Sindicatos tienen la última palabra. ____________________________________

Ricardo Saenz - Opinión

El acoso laboral

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define el acoso moral o psicológico como la 'práctica ejercida en las relaciones personales, especialmente en el ámbito laboral, consistente en un trato vejatorio y descalificador hacia una persona, con el fin de desestabilizarla psíquicamente'

08-02-2008 - Por su parte, la justicia define la situación de acoso laboral como aquella "situación contextual en el ámbito laboral, prolongada, sistemática y recurrente, en la que se ejerce una violencia psicológica mediante acciones u omisiones preconcebidas, conscientes y voluntarias, carentes de justificación". (Sentencia 4242/2006 del TSJ de Valladolid).

Dejando aparte definiciones más o menos académicas, por acoso laboral se entiende un conjunto de acciones encaminadas a quitarse de en medio a un trabajador que resulta molesto para su jefe y, en ocasiones, para sus compañeros. En unos casos será porque, en opinión del jefe, ese trabajador resulta poco rentable; en otros, por envidia o como venganza porque el trabajador sea poco sumiso. Lo primero sucede con más frecuencia en el ámbito de la empresa privada; lo segundo en el de la Administración pública. Este comportamiento es más común de lo que parece, y sigue habiendo una relativa permisividad hacia los acosadores, porque el daño que causan tarda mucho tiempo en hacerse evidente y porque, en un alto porcentaje de los casos, la víctima opta por rendirse y abandonar su puesto de trabajo antes de arriesgarse a seguir un camino que, con mucha probabilidad, sólo le acarreará más problemas y un deterioro de su calidad de vida y de su salud. Tristemente, la gran mayoría de los casos que se denuncian queda sin ser investigada o se resuelve favorablemente para el acosador por falta de pruebas. A día de hoy, el acoso laboral sigue sin aparecer tipificado como delito, aunque la Constitución española, en su artículo 15 nos reconoce a todos el derecho a la vida y a la integridad física y moral, y en su artículo 18.1, nos garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

El acoso psicológico en el puesto de trabajo suele tener tres actores:

1.- El acosador, que es casi siempre el jefe, encargado o superior jerárquico de su víctima. Suele ser una persona moralmente enana, aquejada de una miopía que le impide ver en los demás a otros seres humanos, de alma cetrina, ego rechoncho, inflado por los aduladores que lo rodean y que son sus cómplices, a veces activos y siempre por omisión de su deber de denunciar y no consentir tal comportamiento. Con frecuencia es un cobarde, incapaz de enfrentarse a su víctima cara a cara y por derecho; prefiere sembrar insidias y azuzar al grupo de los dóciles, timoratos o envidiosos que ven la posibilidad de conseguir algún despojo de la víctima –el cargo que ocupa, su despacho, su complemento- si consiguen acabar con ella.

2.- Los cómplices, por acción u omisión, son con frecuencia un grupo numéricamente significativo de compañeros de la víctima. Movidos sobre todo por el miedo de caer en desgracia y sufrir los mismos daños que ellos contribuyen de manera decisiva a infligir, pero también por envidia de un compañero que suele ser más apto para su trabajo, y a menudo por la esperanza de alcanzar alguno de los "privilegios" laborales que dejará ese compañero si por fin consiguen echarlo. Procuran lavar su mala conciencia pensando que algo habrá de cierto en las insidias y murmuraciones vertidas por el jefe y buscan confirmación en la mala cara que inevitablemente se le va poniendo a la víctima. Quién no ha vivido situaciones parecidas, en el patio de un colegio, por ejemplo, donde un matoncillo atemoriza a los más débiles ante el silencio y la pasividad del rebaño, que presencia la paliza con una mezcla de regocijo, vergüenza y alivio por no ser ellos las víctimas. Pero, en el caso laboral, suelen dar un paso más y se convierten en colaboradores activos para ganar méritos a los ojos del acosador.

3.- La víctima, por lo general un trabajador concienzudo y responsable, independiente y fiel a sus principios. Esto lo hace doblemente vulnerable, pues genera malestar en los jefes ineptos y envidia en los compañeros peor dotados de cualidades humanas y laborales. Tiene que soportar miradas, contestaciones, silencios, ocultaciones de información, discriminaciones, distintas varas de medir en función de las personas. Tiene que andarse con pies de plomo, y ni aún así: diga lo que diga, y haga lo que haga, será interpretado y valorado de la peor manera posible. Y no podrá ni defenderse, porque nunca nadie le dirá a la cara de qué se le acusa.

No todo es, sin embargo, negro panorama para el acosado. Como en el cuento del emperador y su traje nuevo, la situación se sustenta sobre un castillo de naipes: basta que uno de los compañeros dé un paso al frente y diga en voz alta que ese comportamiento es inmoral e intolerable para que caiga el castillo entero y quede el acosador aislado, expuesto y desarmado.

Mientras eso llega, sin embargo, las víctimas de acoso no deberían quedarse quietas. En primer lugar, es aconsejable que recurran a su comité de empresa o junta de personal, que les informen de la situación y les pidan amparo. Se echa en falta, además, una asociación de víctimas de acoso laboral, una petición a las organizaciones políticas –ahora que estamos entrando en campaña electoral- de medidas preventivas y punitivas, y una actitud social de tolerancia cero frente a este comportamiento que, como la violencia machista y tantos otros, se ceba en los más débiles.

Heraldo de Soria

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Google